logo

Más sobre TeX

TEX e Internet
Con TEX no sólo es posible la composición de textos con alta calidad para la imprenta, sino que también es útil para Internet y se han creado muchas páginas con él, sobre todo de materias científicas y técnicas. Sí, incluso estas páginas se han creado directamente con TEX.

XML y LaTEX
Tal vez parezca que usar órdenes para crear documentos sea una antigualla, pero en realidad los modernos sistemas de información como HTML y XML se basan en ese principio. La separación de forma y contenido se ha convertido en un paradigma del proceso de datos, y de hecho esa similitud de conceptos en XML y LaTEX hace que estos dos sistemas se lleven muy bien.

Es verdad que…
... LaTEX requiere cierto tiempo de aprendizaje, pero también es cierto que tras ello la velocidad de trabajo aumenta considerablemente. (No es necesario echar mano del ratón continuamente: crear fórmulas a golpe de botón es una pesadilla.)

... dominar LaTeX en profundidad no es fácil, pero dominar Word, en el sentido de conseguir exactamente lo que se desea, es mucho más difícil, y en ocasiones es simplemente imposible. (Y puede llevar horas dar vueltas al programa hasta descubrir que, efectivamente, lo que se quiere es imposible. Esto es en parte aplicable a programas de maquetación como QuarkXPress.)

... hay que recomponer regularmente el texto, pero es que eso también es necesario con Word. (Y lo que es peor, lo hace sin pedírselo, con lo que un servidor se ve obligado a tener que esperar pacientemente el lento proceso de repaginación para continuar con la frase que a Word le ha dado la gana dejarte por la mitad.)

... los documentos creados con TEX pueden resultar feos, pero en realidad los documentos creados con cualquier otro sistema, por muy sofisticado que sea, también pueden resultar feos. La razón obvia es que cualquiera de estos sistemas es tan sólo una herramienta, y depende del gusto y conocimientos de quienes los usan el crear obras de arte tipográficas. Y TEX, como herramienta, sigue sin ser superado en ciertas areas, como por ejemplo en la uniformidad del espaciado en la composición de párrafos. En realidad, TEX permite crear escritos más bellos que otros sistemas, siempre que no sean necesarias maquetas complejas. (Porque lo que sí que es verdad, y sin paliativos, es que TEX no es un programa para maquetación interactiva).

Libros sobre LaTeX

El más completo que conozco está en castellano: LaTeX, una imprenta en sus manos, de B. Cascales, P. Lucas, J.M. Mira, A. Pallares y S. Sanchez-Pedreño (Madrid, ADI, 1999). Aunque tiene alguna errata en los nombres de las macros --algo, por otra parte, imposible de evitar-- y en temas de ortotipografía no anda muy fino, es difícil encontrar una referencia que abarque tantos temas y con niveles desde muy básico a muy avanzado. Comenta multitud de paquetes de utilidad.

Y por supuesto, está la serie completa de los Companion publicados por Addison Wesley, que forman la biblia de LaTEX.

Latex companion cover